El conejo y el coyote.

conejo-y-coyote.jpg

Didxaguca’sti’ Lexu ne Gueu’

Cuento del conejo y el coyote

Cuento Zapoteco

Éste es un cuento que me contó mi abuelo: es el cuento del conejo y el coyote.

En una noche de luna llena, entró el conejo en un huerto de chiles. Le dio tanto gusto que hasta brincó entre ellos y escogió los más grandes para comer.

Cuando amaneció, el dueño del huerto fue a ver sus chiles. Se sorprendió de verlos regados en el suelo. Entre las plantas reconoció las huellas del conejo. Con cera de abeja hizo un muñeco para ponerle una trampa al conejo.

Plantó el muñeco en medio del huerto y se fue. Al anochecer, el conejo regresó. Se acercó para saludar, pidiendo después unos chiles. Como vio que el muñeco no le hacía caso, le pegó con las manos y éstas quedaron pegadas a la cera; le pegó con los pies y también sus pies quedaron pegados.

Temprano, al día siguiente, el dueño fue a ver si estaba el conejo. Lo encontró pegado al muñeco de cera; lo metió en una red y se lo llevó a su casa; al llegar, colgó la red y puso a calentar agua para cocinarlo.

Desde donde estaba, el conejo vio acercarse al coyote. “¿Qué hace ahí?”, le preguntó el coyote. El Conejo contestó: “Esta gente quiere que me case con su hija, pero yo estoy muy joven; ¿por qué no te quedas en mi lugar? Mira, ya está el agua para el chocolate”.

Cuando el campesino desató la red vio al coyote ahí dentro. “Ahora tú me las vas a pagar”, le dijo. Y lo metió en el agua hirviendo. El coyote salió corriendo y, lleno de coraje, se fue a buscar al conejo.

Furioso, el coyote siguió las huellas del conejo y lo encontró en un árbol de jícara. “Ahora sí te voy a comer”, le dijo.

El conejo sabía que el coyote no podía distinguir entre la jícara y el zapote. “Por qué me vas a comer, si aquí tengo zapotes dulces para ti”, dijo el conejo. “Tírame uno”, contestó el coyote, sin saber que le daban jícara.

Al coyote se le atoró la jícara y cayó desmayado. Poco después se levantó y fue a buscar al conejo. Lo encontró a la orilla de un cerro, descansando junto a una gran piedra. Al verlo, el conejo saltó y apoyó las manos en la piedra, mientras decía: “No me comas, no ves que si no detengo esta piedra caerá y se acabará el mundo. Lo que tienes que hacer es ayudarme. Detén la piedra en lo que voy por gente para que nos ayude”.

El coyote le creyó y detuvo la piedra; mientras, el conejo escapaba. Cansado y enojado el coyote soltó la piedra, y fue en busca del conejo.

“Te voy a comer aquí mismo”, dijo el coyote. “Si me comes, ¿quién cuidará a los niños de esta escuela?” contestó el conejo señalando un panal de avispas. “¿No te gustaría hacer lo que hago? Si ves que alguien se asoma, le pegas”. El coyote se recostó en una rama, creyendo lo que le decía el conejo.

El coyote le pegó al panal con la vara y las avispas salieron tras él. Perseguido por ellas, se fue a meter a un aguaje.

Oscurecía, cuando el coyote encontró al conejo en la orilla de una laguna; ya se lo iba a comer, cuando el conejo dijo: “Por qué me vas a comer, hermano, si te estaba esperando para que comiéramos ese queso que ves allí”. Le señaló la Luna que se reflejaba en el agua.

“Pero, eso sí, tenemos que tomar su suero para poder comérnoslo”, dijo el conejo. Y lo llevó a la laguna para que tomara agua. “No puedo tomar más”, dijo después de un rato el coyote. “Toma otro poco y así podrás comer el queso”, dijo el conejo. Cuando al coyote ya le salía agua por los ojos y orejas, el conejo se fue corriendo y aquél se puso furioso.

El conejo sabía de una escalera que podía conducirlo a la Luna. Empezó a subir.

En cuanto llegó a la luna, vio al viejo coyote que lo buscaba en el cielo. Por eso dicen que el coyote mira mucho hacia el cielo.

Y aquí termina el cuento que me contó mi abuelo.

1. Didxaguaca significa cuento.

2. Guetacubaniidxi proviene del zapoteco antiguo y significa queso.

3. Nisa stínica significa suero.

About these ads

10 comentarios

Archivado bajo Cuento

10 Respuestas a “El conejo y el coyote.

  1. BUENAS NOCHES .En efecto el coyote ya podría haber escarmentado y como dice la moraleja no mirar más al cielo puesto que el astuto del conejo le engañará eternamente.
    Nunca es tarde si la dicha es buena, nunca mejor dicho.

  2. NADA CAMBIA el coyote no va perder ni su inocencia , ni su valentia por un triste conejo, por otro lado auunque su astucia es poca se sabe superior en algún oscuro orden de la naturaleza claro porque efectivamente el conejo es inteligente, astuto, le gusta el juego se supone que tiene mucho valor pero yo sigo pensando que aunque se haga el tonto el coyote o lo sea de verdad. se podría comer no uno (este es especialmente enrevesado) sino darse un festín cada día con diferentes especimenes de la misma especie , asi es que no preocuparse que hambre si el quiere sólo pasa la justa. Ni todos los tontidos coyotes son iguales ni los tan avispados conejitos lo son tampoco.

    por cierto el cuento es largo y cae pesado con unos cuantos parrafos ya se sabe en lo que va a acabar pero si la dicha es mala siempre habrá sido tarde.

  3. JENI

    Hola, me da mucho gusto encontrar este cuento, me lo contaba mi mamá cuando era niña, nunca me lo he memorizado aunque me gusta mucho, ahora se lo podre contar a mi bebe Leo

  4. Gracias Jeni por la visita. Me da mucho gusto que invetes a la lectura a tu bebé. Para mí no hay nada mejor que ver la sonrisa de un niño o ver a un niño leer.

    Besos leídos para ambos.

  5. Tino

    Gracias por este cuento. Al igual que Jeni, mi abuelito me contaba este cuento cuando era ni~no pero nunca se me grababa. Soy de Asuncion Ocotlan Oaxaca donde todavia el la mayoria de la gente habla zapoteco del valle.

  6. mary

    Gracias por tomarte el tiempo para este cuento esta muy reflexivo y si tienen razon la lectura es muy importante hay que leer y enseñarle a nuestros niños

  7. elvick

    m dio mucho gusto encontrar este cuento xq me encargaron un cuento pra la uni y este me trae muchos recuerdos pues es el que mi mamá m contava cuando estava mas chic, gracias…

  8. isaac

    hollllaaaaaaaaaaa me encanta es cuento

  9. Leonardo Hernandez

    Gracias mil por conservar la tradicion tan bella de contar cuentos tengo dos nenas una de tres años y la otra de diez meses, a la mayor le encanta escuchar cuentos y por supuesto este, le encantara.

  10. Maria

    Leí una mala adaptación de este cuento en el cual no se entendía el tema o la moraleja pero ahora que leí el que narraste se comprende la enseñanza lo utilizare para mis alumnos. gracias desde Perú

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s