¡Puta colilla!

Ahí estaba, recostada,
sobre el suelo, al borde del abismo.
A punto de caer al vacío,
Así, de la banqueta a la avenida.
Así del precipicio.
A un costado de de un farol,
un farol que aluza tu realidad.
Allí tirada, a un lado de una alcantarilla,
ansiando que alguien la levante.
Toda ensalivada.
Consumiéndose.
Toda humedecida, huele a ron.
Ansiando unos labios.
Una ultima bocanada antes de caducar.
Un vago, de esos que van por la calle,
recitando soliloquios,
harapiento, un guiñapo,
de ropas rasgadas,
oliendo a mezcal barato,
la observa detenidamente, la coge con delicadeza,
Huele su aroma, la saborea,
le recita un poema,
se la lleva a la boca,
la saborea, se quema los labios,
la arroja, de nuevo, a la alcantarilla,
despectivamente y le grita:
¡Me quemaste!
¡Puta colilla!

¡Vámonos!

Poema: ¡Puta colilla!
Autor: Geremías JEMS.
181214
01:27 Hrs.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s