La asimetría de la información.

La “asimetría de la información” se refiere al hecho de que uno de los contratantes puede estar mejor informado que su contra-parte. Es, a todo efecto práctico, imposible lograr una condición donde las masas se encuentren uniformemente informadas sobre todo tópico relevante. En este sentido, es de suponer que aquellos mejor informados tomarán mejores decisiones y en detrimento de los menos informados, quienes con toda probabilidad sufrirán pérdidas. Ahora bien, la información uniforme y simétrica tampoco es garantía de éxito.

La economía trabaja sobre supuestos. Se analizan las tendencias, y con datos estadísticos se proyecta un crecimiento o un detrimento, ya sea de una empresa, sociedad o país. Pero no necesariamente será certera dicha información, puede tener un resultado adverso.

La información no es gratuita, cuesta. Supongamos que cierto individuo requiere vender su vivienda, pero no conoce el valor de ésta, especula un valor, por la zona en la que habita y con referencias de precios de  venta de otros vecinos. Así que, para tener una certeza sobre el precio en el que tiene que vender su propiedad requiere contratar los servicios de un valuador experto en el rubro.

Existe la manipulación de la información. En la educación, en la materia de  historia, por ejemplo, ensalzando a los héroes que forjaron la patria. Para algunos estudiosos de la historia los héroes son villanos y viceversa. Y los más afectado son los estudiantes de nivel primaria y secundaria, quienes se quedan con lo que los profesores les explica sobre tal acontecimiento. No se ocupan de buscar si lo que les comentaron es verídico.

Las noticias son manipuladas. Remontémonos al año de 1968 en el cual sólo hubo olimpiadas, recuérdenlo bien. Al día siguiente de la masacre, 2 de octubre, de dicho año, en la Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco, los periódicos no informaron sobre este acontecimiento, el gobierno ocultó lo acaecido por muchos años, y en los libros de historia no se hace mención o se hacía alguna sobre el tema, lo mismo que con el tema sobre La Guerra Cristera, 1926-1929. ¿Quién se beneficia ocultando la información? ¿Quiénes fueron los buenos y quiénes los malos? ¿el gobierno o el clero? Todo es, según del color del cristal con que lo mires.

En el informe anual, de los mandatarios de un gobierno, no transmiten con veracidad los resultados logrados en el año anterior, o mejor dicho, son incompletos. Hablan sobre una cierta cantidad de empleos logrados, no comentan que tipos de empleo son, si formales o informales, por ejemplo. Otro caso que recién fue muy criticado por la sociedad mexicana fue cuando el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero, aseveró que, “una familia mexicana puede vivir con un salario de $6,000.00”, lo cual es una gran falacia. Por principio cada familia tiene un nivel de vida diferente, por tal circunstancia…quién mejor que las familias mexicanas saben de cuanto presupuesto requieren para vivir.

El que no enseña no vende, y para que se venda hay que mencionar las ventajas del producto ofrecido, más no las desventajas. En la publicidad, enfocándonos a los anuncios televisivos, gracias a la magia de la televisión los anunciantes pueden “maquillar” la información. Las imperfecciones del rostro no las podemos desaparecer, es el caso de las cremas antiarrugas.

Si un individuo va consumir alguna mercancía, lo primero que requiere es, conocer dicho producto, saber sus ventajas y desventajas, informarse sobre lo que va a adquirir.

Al principio se citó que: es, a todo efecto práctico, imposible lograr una condición donde las masas se encuentren uniformemente informadas sobre todo tópico relevante. Por tal circunstancia, es muy importante cotejar sobre lo que se nos está informando, analizar que tan verídico es lo que nos están transmitiendo. Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, la información, está cada vez más cerca de nuestras manos, con la creación del internet, la telefonía móvil, ipad, ipod, y todos los medios electrónicos portátiles, que ahora ya nos son un lujo, ahora son una necesidad.

¿La asimetría de la información repercute a una sociedad? Si esta es una sociedad que se encuentra en una zona en la cual los medios de comunicación no llegan o no cuentan, por la falta de recursos, de tecnología, o por estar marginada o simplemente no puede cotejarla, sí repercute, porque cualquier individuo puede informarles sobre algunos aconteceres que, quizás, no sean verídicos y dicha sociedad creerá en lo que se les transmitió, generando un impacto social, el cual puede generar grandes conflictos. Ser ignorante es una ventaja para quien está informado.

Considerando todo lo antes mencionado, se podría decir que: no se crea todo lo que se lee, se ve, se escucha…Lo mejor es informarse, cotejar. Es más, quizás, esta información ni si quiera sea certera.

Toda persona conoce o sabe un poco de todo, más no sabe o conoce todo. Ya lo dijo el filósofo griego, Sócrates: “Yo sólo sé que no sé nada”.

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s