Sin escalas.

No perdamos el tiempo

consumiendo tazas de café,

platicando sobre nuestras vidas.

No perdamos el tiempo

bailando canciones inelocuentes

que ni entendemos.

No perdamos el tiempo

bebiendo copas de vino

para embriagar la moral.

No perdamos el tiempo

caminando por calles

desconocidas de la mano.

No perdamos el tiempo

besándonos en las esquinas.

Al final del café, de la plática,

de la canción, del baile,

de la copa de vino,

de la calle, del beso,

nos espera un hotel.

No perdamos el tiempo,

y adelantémonos.

En un cuarto de hotel

podemos hacer

todo esto.

No perdamos el tiempo,

más, Soledad.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía, Soledad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s