De vida o muerte.

20061020183900-audrey-de-blanco.jpg

Vinieron a buscarme dos mujeres, una vino vestida de blanco, traía un vestido entallado, largo, de seda, muy elegante; la otra vino vestida de negro, muy sexy, con minifalda, mostrando sus muslos, que hermosos, una blusa escotada, muy escotada, con guantes largos y sombrero, las dos, como unas bellas damas, elegantes, ellas dos, muy atractivas.

Tocaron a mi puerta, las dos me trajeron flores, lo más chistoso es que no las conocía, las dos son mujeres maduras, de buena figura, como de unos treinta y tantos de edad, a lo mucho…jejeje…

 

Me pidieron pasar, venimos a hablar contigo, es un asunto de vida o muerte, la verdad es que me espanté. Las invité a pasar a la sala, pero optaron por pasar al comedor y sentarse, me pidieron una tasa con café, las dos mujeres. Puse a calentar agua para prepararles su café y, mientras hervía el agua, bajé una caja de galletas. Las dos estaban muy serias, no me mencionaron nada, hasta que les serví el café y me hube sentado con ellas, ni entre ellas platicaron. Yo seguía muy nervioso, tampoco hablé, en verdad me puse muy nervioso, tanto por la belleza de ambas como por el tema que quieren tratar. Me fui por un florero grande para colocar las flores, pero me pidieron que las colocara en diferentes floreros, no las entendía, nada, son, aparte de hermosas, muy extrañas y sospechosa. Mi mente, mientras hacía los respectivos preparativos para sentarme con ellas, iba maquinando cosas, vienen a tratar un asunto de vida o muerte, algún familiar está enfermo y está a punto de fallecer, me propondrán una misión riesgosa…mi mente le daba vueltas al asunto, tratando de resolver el misterio, no paraba de imaginar situaciones que implicaran un riesgo de vida o de muerte.

 

Me senté en medio de las dos damas, porque son unas damas, su forma de expresarse es muy correcta, utilizan las palabras adecuadas y se explican súper bien, para que no quede duda alguna de lo que se está hablando. Más que platica fue un interrogatorio, muy fuera de lo común. Cada una cogió una de mis manos, me pidieron que respondiera con la verdad, porque ellas lo sabían todo sobre mí, pero cómo, les pregunté, si nunca las había visto, me respondieron que, siempre han estado a mi lado y pendientes de mí, que son como mi sombra, así que nada de trucos, me lo pidieron de nuevo. Estaba, realmente, consternado, por la situación en la que me encontraba, me pidieron serenidad, que me relajara. Sus voces son muy suaves y tiernas, no pude negarme a sus peticiones.

La dama de negro comenzó con el interrogatorio, me pidió que le contara sobre mi vida, desde mi infancia, cómo había sido ésta, si fui feliz durante ella, le respondí que sí, que fui muy feliz y muy divertida. Le fui contando todo, con lujo de detalles, hasta que concluí, me preguntó que si me encontraba satisfecho de mi vida, de lo que había vivido, hasta ahora, que si no estaba arrepentido de ésta, no, no lo estoy, estoy muy contento con lo que he vivido y que espero vivir más, aún, ella se quedó sorprendida con mi respuesta y me soltó la mano, ésta estaba sudada, de tantos nervios. La verdad, en ese momento me acordé de cosas que, en otro momento no lo hubiera hecho, y sentí un desahogo en mi ser. Fue el turno de la chica de blanco, comenzó preguntándome, qué pienso de la muerte, por qué escribo sobre ella, por qué la invoco tanto, a caso no quieres vivir más, no estás conforme con ella, le respondí que, no le temo, que es pasar de un estado a otro, que sólo el cuerpo se vuelve inánime, que el alma no asciende ni desciende, que sólo trasciende en la mente de quien nos ama y/o nos quiere, que cuando no somos recordados, por nadie, entonces, morimos realmente. Ya tuve un par de citas con ella, con la muerte, pero llegué tarde, y me reí por el comentario, se voltearon a ver las dos, no les causo gracia mi chiste, por lo tanto, deje de hacerlo, de reírme. La dama de blanco me soltó la mano, también estaba sudada y me di cuenta de lo que significaba, que, al soltarme, el interrogatorio concluía.

Las dos le dieron el último trago a su tasa con café, se miraron a los ojos fijamente, se dijeron algo con la mirada, se levantaron de la mesa, se quitaron el sombrero, yo me levanté, como todo un caballero, se acercaron, a mí, y cada una me dio un beso, uno en cada mejilla, se despidieron, me pidieron, antes de irse, que cuidara mucho las flores, que no dejara que se marchitaran, que de mí dependía su vida o su muerte. Las acompañé hasta la puerta, me dieron las buenas noches, me dijeron: hasta mañana, que descanses en paz…pero antes de que se fueran, les pregunté su nombre, que ¿quiénes eran? ¿De dónde venían? Me respondieron, al mismo tiempo, yo soy la vida, y yo la muerte, pero, como tienen el mismo tono de voz, no pude identificar quién era quién. Pero, igualmente, no les creí, pensé, es una broma, en eso cerré los ojos, de incrédulo y…ya no estaban más, me fui a dormir, no creía lo que había pasado, nada. Vi las flores por última vez y me acerque a olerlas, su aroma es fresco, como recién cortadas. Esa noche dormí como nunca, descanse del todo, como un bebé. Al despertar, pensé en lo acaecido la noche anterior, todo fue un sueño, ya parece, y me reí, en seguida fui a la cocina y me encontré, en la mesa del comedor, los dos floreros y en la silla, colgados del respaldo, los sombreros.

la-vida.jpg

12 comentarios

Archivado bajo La muerte

12 Respuestas a “De vida o muerte.

  1. Andale Muñeco pero que visitas te llegaron.. y te dejaron sus sombreros… osea, van a regresar!..
    Me gusto mucho tu relato… pero Oyeme NO, a los treinta y tantos aun somos unas adolecentes, solo que bien formadas..😀

    Besitos

  2. JEMS

    Si, guardé los sombreros, los tengo en el closet, por si regresan, diría mi abuela, las visitas asedas…jajajaja…Es que los treinta y tantos, es más bien, tirándole a los cuarenta…yo tengo trinta y tantos…jajajaja…manque me veo de veinte y tantos…jejejejejeje…mis canas me delatan, y más que ando pelón, se me notan más.

    Besos, muchos, treinta y tantos y más.

  3. Muy Muy Buen Relato,Otra vez te lo digo , me gusto, pero espero No tener visitas de esas y mucho menos que me dejen Sombreros de recuerdo,.. Algo deben de significar.. No crees?…
    Uyyyyy en Pleno octubre… que meyo!!! En visperas de Halloween….😕
    PD: Mientras No te Lloren.. ayyyyy mis hijos.. Jejejeje

  4. JEMS

    Es por la fecha próxima, tla vez me dedique a escribirle a la muerte en estos días…jejejeje…

    Besos o truco…jejejeje

  5. Es un lindo relato Jems, pero cuando te visitan las dos juntas no hay peligro, equilibran la balanza.
    El concepto de vida y muerte a veces es tan sutil que nos deja pasmados. Todos hemos muerto un poco y seguimos respirando.
    Besos de Luna

  6. Si Jems, anque a veces entrecortado

  7. Jems.. si gracias todo bien, ya sabes, el sindrome del Fin de semana… a correr se ha dicho… besos

  8. Happy day!!! Por cierto, ya tienes tu disfraz… De que te vas a vestir?…💡

  9. JEMS

    Vamos, mamita linda, no me vayas a traumatizar. No me vistas de brujito, de calbacita, de diablito, no ves que ya soy grande: tengo 6 años. Mejor vísteme de luchador o de súper héroe, no ves que quiero causar terror…mamita linda, por favor…¡VÍSTEME DE KALIMAAAAAAN…! ¡VÍSTEME DE KALIMAAAAAN…!!!

  10. KaliMan, el hombre Increible?….😀

  11. Clau

    !¡!¡!¡!Ai mis yu, sou mach¡!¡!¡!¡ Ondiandarás?

  12. naret neset

    Muy bonito y erótico a la vez. ¿No le darías una oportunidad a la dama de negro? igual ganas, te espero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s